martes, 22 de julio de 2014

Turisteando: Italia 2004

El Ponte Vecchio, Florencia

En mi post anterior les platicaba de que a mi siempre me ha gustado hacer los viajes por mi cuenta, nada de tours ni horarios establecidos, y recordé la primera vez que me fui de viaje sola y haciéndolo como me gusta, así que busqué algunas imágenes que tenia guardadas de ese viaje del 2004 y aquí se las comparto: 

Hice unas amigas en Venecia, así que aquí si tenia quien me tomara fotos.

En ese tiempo yo era estudiante de maestría y tenia una beca de tiempo completo, así que solo me dedicaba a estudiar. Tenía una obsesión por todo lo italiano: el lenguaje, el país, sus cantantes pop; así que soñaba con la idea de conocer Italia. 

Una plaza saliendo del Castello Sforzesco
Un día platicando con una amiga me contó de un compañero que había hecho un viaje de mochila por Europa y pensé: tal vez mi sueldo de estudiante si me alcance. Me puse en contacto con su amigo vía Messenger (ya saben en ese entonces todos teníamos Messenger) y me platicó mas o menos como estuvo su viaje, un aproximado de lo que se gastó y contacto de algunas agencias de viajes. 


Caminé desde el hostal hasta el Coliseo y esta fue la primer imagen que vi.



Y así empecé mi plan de irme a conocer Italia. Hice cuentas de lo que necesitaba y ahorre por 6 meses todo lo que podía, recuerdo que hasta caminaba un poco más en mi trayecto a la Uni para ahorrarme en camiones y siempre llevaba lonche para no gastar en comidas. Y lo logré, un día llegue a mi casa con boleto en mano y les dije a mis papás “ya tengo mi boleto para ir a Italia” creo que hasta ese momento fue cuando se dieron cuenta que todas las veces que les platiqué mis planes de irme de viaje hablaba en serio. 

Una vista del rio Tiber desde el Ponte Sant'Angelo

Además de los boletos de avión (Mty-Milan y Roma-Mty) reservé con tiempo hostales en Milán, Venecia, Florencia y Roma; también compré por adelantado un pase de 5 días de tren para trasladarme de una ciudad a otra: Milan-Venecia, Venecia-Florencia, Florencia-Pisa-Florencia (ahí solo gaste 3 días del pase) y aproveché el viaje para visitar a una amiga que estaba en Paris, ahí no tuve que gastar en hostal y me ahorre 2 noches de hospedaje en los traslados ya que viajé de noche en tren de Florencia-Paris y de regreso Paris-Roma (ahí gasté los otros 2 días del pase de tren). Y como siempre he sido muy responsable también me compré un seguro de viaje, ya saben por si acaso, así mis papás no tendrían que cargar con los gastos además de la preocupación si es que me pasaba algo. 

Mi vista desde la escalinata de la iglesia Trinità dei Monti, Roma




Después que tenia todo el viaje ya planeado y pagado fui a una tienda departamental y compré una backpack gigante que a mitad del viaje ya no podía ni cargar (eso es lo único que no volvería a hacer) y por último me compré mi primer cámara digital para documentar mi viaje: una Sony Cybershot DSC-U20.

Todas las fotos de este post son de esa cámara, nunca había tenido una cámara para mi y menos digital así que ese fue mi primer acercamiento al mundo de la fotografía. La resolución de la cámara no era muy buena, incluso creo que mi celular actual tiene mejor resolución, pero con la ayuda de un buen editor de fotos se pudieron rescatar algunas imágenes. 

Una selfie en el Castello Sforzesco, Milán


La verdad que tengo más buenos recuerdos y experiencias de ese viaje que fotografías y souvenirs, un post sería demasiado extenso para tanto detalle… pero lo mejor de todo fue que en ese momento me di cuenta que cualquier cosa que me propusiera podría lograrlo, con esfuerzo, dedicación y un buen plan. 

Saludos, 
Clau!

-->

viernes, 11 de julio de 2014

Slow Blogging

Pues mi blog cumplió 5 años hace 3 meses y quería hacer tantas cosas para celebrar el aniversario que terminé no haciendo ninguna, justo así me pasa con muchas ideas que tengo, desde que se me ocurre una idea hasta que casi la empiezo a materializar ya llegó otra idea que la desbancó o simplemente me distrajo de la idea original y al final termino sin hacer ninguna por falta de tiempo o porque simplemente no decidí por cual empezar. Así que he decidido relajarme un poco y tomar todo con más calma. 

Estoy en proceso de rediseño del blog desde-ya-no-recuerdo-cuando y no he terminado por la misma razón que les comente en el primer párrafo: eso de multitaskear no es lo mío. El caso es que en este proceso del rediseño me quede atorada en la redacción de mi sección “Acerca De” y no es que no sepa que escribir sino que al estar escribiendo esa sección me di cuenta que a veces por las prisas de postear más contenido y con más frecuencia pierdo el enfoque de lo que quiero transmitir.


Hace fácil unos 5 o 6 años (no recuerdo exactamente cuando solo recuerdo que fue antes de abrir mi blog) fue cuando leí por primera vez a cerca del Movimiento Slow. Si no conocen o no han escuchado nada a cerca del movimiento slow les recomiendo leer: Filosofía Slow. El caso es que justo cuando me planteaba la idea de aplicar esto del movimiento slow a mi blog me topé con que ya existen varios bloggers que decidieron aplicar esta filosofía: Slow Blogging

Coincido totalmente con los puntos que plantean en el post, el que más me ha servido para relajarme y céntrame en hacer una tarea a la vez es este: “Saber que lo que queramos decir hoy, también lo podemos decir mañana: no hay prisa, no tenemos porque decirlo en cuanto lo descubrimos, en cuanto lo pensamos. De hecho, siempre es mejor descansar las cosas, las impresiones. Lo explicaremos mejor si lo contamos mañana, o pasado, o dentro de un mes. De hecho, si dentro de un mes no nos parece interesante, quizá es que no lo sea tampoco hoy.” 

Y pues eso, que ahora que me uno al Slow Blogging espero que mis posts queden más bonitos pero sobre todo espero que les sirvan ya sea para que hagan ustedes mismas lo que les comparto o que mi idea les ayude a generar otra idea, que al final de cuentas es la razón de ser de este blog.


También espero poderles compartir cosas más interesantes ya que esa es otra de las cosas que extraño de los viejos tiempos de la blogosfera (cuando todos visitábamos y comentábamos en otros blogs): descubrir blogs, leer de temas que tal vez de otra forma nunca hubiera leído y seguir links que terminan llevendome a lugares en la red a los que tal vez nunca hubiera llegado de no ser por ese link en el post  o en el comentario del post (si yo soy de las que leo hasta los comentarios). 

A veces pienso y comparo eso con la forma de hacer un viaje, hay gente que lo hace en un tour y otros por su cuenta, yo siempre he preferido hacerlo por mi cuenta, ver el mapa y decir hoy quiero caminar hasta aquí, y así tener la oportunidad de encontrar cosas padres en el camino hacia ese lugar. En cambio en un tour siento que todo es tan rápido que no tienes tiempo más que de ver la atracción turística, tomarte la foto y correr a lo que sigue. 

 ¿Que les parece la idea? ¿Se unen al movimiento de slow blogging también?

Saludos,
Clau!

-->
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...